Corazón

DSC_0008

 

Y ahí es cuando te das cuenta de que todo marcha bien, cuando el corazón respira. Te das cuenta de que todo lo que te rodea es magnífico y de que todo lo que está por venir será grandioso.

Crecés. Permutas sin cambiar tu esencia pero sí mejorando tus pensamientos; tu actitud frente a la vida.

Te das cuenta que haber pensado, pese a todo, en positivo valió la pena. El momento presente te acaricia y el futuro te aguarda con los brazos abiertos.

Y es eso lo que hay que hacer. Cuando el corazón respira hay que prepararse. Prepararse para disfrutar y cosechar los frutos que hace tiempo venías sembrando, siempre con el espíritu optimista.

Porque cuando el corazón respira por fin estás en paz.

A.R.

Anuncios

Fluir

Los copos de nieve le rozaban las mejillas con una suavidad estupenda. Cerró los ojos y alzó la cabeza.

Sintió que no quería pasar los días, sumar 24 horas y nada más, como si el tiempo fuese sólo un medio para atravesar.

Quería vivir cada momento como algo único y maravilloso. De encontrarle el sabor a cada instante. De valorar a quienes tenía cerca, disfrutarlos. De agradecer y reconocer todo aquello que poseía, todo aquello que era. De ser auténtico y arriesgarse siempre.

Con las mejillas coloradas por el frío intenso que su cuerpo estaba padeciendo, abrió los ojos y miró el cielo inundado de nubes densas. Respiró y casi sin notarlo produjo la sonrisa más espontánea de toda su vida. Y vivió el presente.

A.R.

Eso.

Escribir es esa acción magnífica que nos llena el alma. Es eso que nos permite jugar sin prohibición alguna; eso que le da un descanso a la mente y divierte sin consuelo a la imaginación.

Escribir es eso que conmueve, alegra, entristece y enoja. Escribir es jugar. Es armar y desarmar historias.  Es idear personalidades, acciones y sentimientos. Escribir es hacer nacer, crecer y hacer morir también.

Escribir es desnudarse por completo, mostrar lo que hay debajo de la piel. Escribir es mostrar el alma.

Escribir es eso que nos permite plasmar nuestra pesadilla más escalofriante, nuestro sueño más alegre.

Escribir es tener el control de una  historia, es tener el control total del tiempo. Es soñar y no querer despertar jamás.

Escribir es eso. Es libertad, imaginación y creatividad. Eso y mucho más que eso.

A.R.

Cansancio.

Se cansa,

El corazón se cansa.

Se cansa y se agota.

Se agota y se cansa

De dar oportunidades sin sentido.

 

Se agobia.

Se agobia y se desorienta,

Se desorienta y se agobia

De creer en fantasías utópicas.

 

Se harta.

Se harta y se enoja,

Se enoja y se harta

De caer una y mil veces con la misma piedra,

De seguir creyendo,

De permitir que lo lastimen,

De latir en vano.

 

Se cansa.

El corazón se cansa.

Se cansa y aún así sigue.

 

A.R.

Plenitud

El corazón golpeaba su pecho. Bombeaba como nunca antes lo había hecho. No bombeaba sangre sino alegría. Una alegría infinita y absoluta recorría su cuerpo.

La sonrisa no se le borraba del rostro y la gente se preguntaba el porqué de su caminar airoso.

Sus mayores aspiraciones estaban apareciendo en la realidad. Los sueños comenzaban a realizarse.

El miedo apareció de repente, vino acompañado de la inseguridad, pero el entusiasmo era demasiado. Él seguiría adelante.

Se acostó en su cama, miró el techo, contempló el momento. Por sus venas continuaba circulando energía pura.

Descubrió que la vida no es como en las películas. Pero entendió que cualquier persona puede hacer que su vida sea una gran historia de película.

 

A.R.

Imagen

Otoño.

Otoño.

Apoyaba su frente en la ventana. Los pensamientos viajaban sin un rumbo concreto y su alma estaba vacía.

La necesidad imperiosa de un amor correspondido. La falta de ese tipo de amor. El bienestar diario se tomó vacaciones y la tristeza se hizo más presente que nunca.

El caparazón protector de su estima roto, totalmente destruído.
Un paisaje gris. Una sentida soledad.

Veía a través de la ventana la lluvia salpicar en cada esquina. Las hojas perdían su verde brillante para convertirse en un marrón claro y luego caer al suelo.

Con la taza de café calentando sus manos veía a las personas recluidas bajo sus paraguas, moviéndose de un lado a otro. La gente ya comenzaba a usar ropa más abrigada.

Una hoja por fin cayó al suelo. Fue pisada por un zapato mojado. Toda la vitalidad había desaparecido. Sintió como si el mundo estuviese sin vida.

Y otra hoja cayó.

A.R.

Imagen

Felicidad

Felicidad

Quizá un día se canse de buscar la felicidad permanente y se dedique a conformarse con todo lo que posee a su alrededor. Quizá un día deje de querer estar feliz todo el tiempo y descubra qué sentimiento le produce cada circunstancia de vida. Quizá un día contemple lo que lo rodea, lo observe y lo valore.

Quizá, con el tiempo, casi sin darse cuenta, la felicidad lo buscará a él en cada momento. Y él, como una gaviota suspendida en el aire, contemplará cada instante y lo disfrutará como si fuese único.

Y quizá algún día él se dará cuenta de que esa era la única fórmula para lograr ser real y completamente FELIZ.

A.R.

Imagen

Y por fin, la paz.

Y por fin, la paz.

En su retina reposaba un paisaje incomparable. Su lugar en el mundo, su fuente de equilibrio. Y su mente totalmente callada se dispuso a calmar su permanente acelere.
El pasado y le futuro no existían; el presente estaba en pausa.
Contemplando un mar infinito una lágrima resbaló por su mejilla y aún así sintió una incontrolable y plácida felicidad.
Y la paz fue, por fin, la real protagonista de ese momento que jamás pudo olvidar…

A.R.

Imagen

Imaginación

Imaginación

Una suave llovizna típica de primavera hacía que su cuerpo, que posaba al otro lado de la ventana, se alivie. Su mirada perdida prestaba atención a la nada misma. Sintió que no había tiempo que corriese, tampoco algo por hacer, ni algo en que pensar.
Con la taza entre sus manos y una calma abundante, tomaba de vez en cuando sorbos de té negro que le aportaba lo poco que faltaba para que ese momento fuera perfecto.

Sobre el sillón descansaba el libro que estaba leyendo por ese entonces.
Repleto de paz, dejó el tazón sobre una mesa que decoraba el lugar, se acostó sobre el sofá, y agarró el ejemplar. Dejó que su imaginación atravesara realidades extraordinarias, llenas de aventuras y personajes inventados por una mente brillante. Salió de esa realidad que por momentos le resultaba agobiante. Su mente se estaba divirtiendo, su ser estaba totalmente desahogado. No necesitaba más.. y en ese momento supo que era feliz…

A.R.

Imagen

Laberinto

Laberinto

Llega un momento en la vida en el que uno no es ni chico ni grande. Las responsabilidades no son extremas ni tan importantes pero aún así nuestros pensamientos forman un laberinto difícil de atravesar, como una ecuación matemática casi imposible de resolver. Y es ahí cuando se nos dificulta tomar decisiones; decidir qué es lo mejor, qué es lo correcto, qué nos hará bien, qué nos hará mal.

Y tal vez, la única manera de resolver la ecuación es probando los distintos caminos posibles que tiene ese laberinto. Ir descubriendo, sobre la marcha, qué era lo mejor para nosotros.
Quizá, dejando de pensar y de una buena vez decidir… o por lo menos intentarlo. Ir viendo qué nos pasa con esa elección. Experimentar. Y si somos afortunados, quizá podamos elegir seguir por ese camino o volver hacia atrás y elegir otro.

Teniendo siempre en cuenta que toda experiencia es aprendizaje y que en la vida, a diferencia de un laberinto, hay varias alternativas para llegar al final, o mejor dicho, a ese nuevo comienzo…

A.R.

Imagen

Un final.

Un final.

La satisfacción de una mente en calma. Una vista magnífica. Un bienestar profundo. Una mirada perdida. Un abrazo del océano, una brisa salada.

Los ojos cerrados.

El abrazo del horizonte. Un alivio constante. Una melancolía imprecisa. Una soledad hermosa. Un deseo callado… Una pregunta.
Un alivio sincero. Un profundo silencio. Un deseo incontrolable.

Acercarse a la orilla de la montaña. No pensar en nada. Extender las manos.

Una lágrima en la mejilla.

Dar un último respiro…

Saltar.

A.R.

Imagen

Decidirse

Decidirse

Se decidió. Se decidió a dejar de buscar y largarse a conquistar lo que la vida tenía para darle. Y decidió ser feliz. Decidió reirse sin parar varias veces al día. Decidió cerrar las ventanas de su casa y bailar como si no hubiese un mañana. Decidió dejar de preocuparse por estupideces. Decidió ocuparse, en vez de preocuparse. Decidió aceptar que nada es perfecto y que nadie tiene todo resuelto. Y también decidió disfrutar de cada instante, de cada segundo, de cada minuto, de cada hora, de cada día. Decidió darle la importancia justa a cada cosa. Decidió salir a correr cuando tuviera ganas. Decidió apagar el teléfono móvil y verse con una amiga en algún café y charlar por horas.

Decidió ser más espontáneo. Decidió no detenerse ni influenciarse por lo que los demás piensan de él. Decidió ser bueno. Decidió perder el miedo a enamorarse y ver qué pasaba si le daba una oportunidad al corazón. Decidió estar preparado para sufrir, para caerse, para levantarse, para aprender y para enseñar también. Decidió darle prioridad a la familia y a los amigos.

Decidió no dejar de escribir nunca…

A.R.

Imagen

Caminó

Caminó

Una gota que provenía del cielo mojó su ventana, el ruido de la lluvia producía una paz inagotable en su interior. Recordó la mirada de aquel amor no correspondido y sin pensarlo demasiado se vistió y salió a caminar.

El agua recorría todo su cuerpo y un aire típico de primavera lo acompañaba en su andar. No sabía a dónde iba pero necesitaba caminar, trasladarse bajo el agua, sentir cada gota en cada parte de su figura.

De pronto, la lluvia comenzó a calmarse y un rayo de sol perforó las nubes. Su cara se iluminó; su mirada resaltaba y el paisaje retomó su color brillante.

Mojado, se sentó en el césped y apoyó la espalda sobre un árbol que se encontraba en el parque donde él estaba. Cerró los ojos, contempló el momento y sintiéndose a gusto, sonrió…

A.R.