Dejarse llevar

Los lamentos ya no molestaban a los pensamientos. Tampoco al alma. Las malas experiencias comenzaron a fugarse de la mente y poco a poco (por fin) fueron desapareciendo. La plena libertad se hacía presente y el pasado no estorbaba.

Una lluvia suave había limpiado sus angustias y el sol brillaba como nunca antes. Tal vez las nubes volverían algún día pero eso no le importaba. Ahora estaba en paz y sonreía de verdad.

Una mano tocó su espalda. Sintió una caricia que le llegó hasta lo más profundo de su Ser. Se sintió a salvo. Protegido del mundo.  Se dejó llevar y fue feliz.

A.R.

Anuncios
Imagen

Otoño.

Otoño.

Apoyaba su frente en la ventana. Los pensamientos viajaban sin un rumbo concreto y su alma estaba vacía.

La necesidad imperiosa de un amor correspondido. La falta de ese tipo de amor. El bienestar diario se tomó vacaciones y la tristeza se hizo más presente que nunca.

El caparazón protector de su estima roto, totalmente destruído.
Un paisaje gris. Una sentida soledad.

Veía a través de la ventana la lluvia salpicar en cada esquina. Las hojas perdían su verde brillante para convertirse en un marrón claro y luego caer al suelo.

Con la taza de café calentando sus manos veía a las personas recluidas bajo sus paraguas, moviéndose de un lado a otro. La gente ya comenzaba a usar ropa más abrigada.

Una hoja por fin cayó al suelo. Fue pisada por un zapato mojado. Toda la vitalidad había desaparecido. Sintió como si el mundo estuviese sin vida.

Y otra hoja cayó.

A.R.