Priorizar

InstagramCapture_271a2ae4-0204-47ae-9213-b238cfcd4a28

Con el tiempo uno empieza a entender el verdadero significado de las palabras. Empieza a darse cuenta que lo que realmente importa en esta vida no es una única cosa sino varias, que dependen del momento por el que estemos atravesando cada uno de nosotros.

Estamos en constante transformación y el orden de prioridades va, naturalmente, cambiando con el tiempo. Tomamos decisiones, elegimos y muchas veces no nos detenemos a pensar si eso que se está por elegir es lo que verdaderamente queremos o necesitamos.

A veces con una simple respuesta a una simple pregunta encontramos la verdad. Aquello que precisamos para ser felices, para estar en paz y para crecer.  Y es ahí cuando priorizar se vuelve fundamental.

Porque entendí, después de mucho tiempo, que priorizar es la clave para mantener el mayor equilibrio posible en cada etapa de nuestras vidas.

A.R.

Anuncios

Saltar

DSC_0077

Sentir el cuerpo. Tomar impulso. Suspenderse en el aire y perder el control. Dejar que las cosas pasen. Congelar el tiempo en eternos segundos. Sentir la libertad total. Sumergirse en lo desconocido y permitirle al amor entrar en acción, enamorándose; permitirle al presente ocupar los pensamientos, disfrutando el momento; desafiar la gravedad, volando por unos instantes; perder la dirección, encontrando nuevos rumbos. Darle lugar a otra mirada, sabiendo que tarde o temprano saltar implica caer. Y caer implica aprender. Y aprender implica superarse. Y superarse es vivir.

A.R.

Cambiar

5

Recuerdo que bajé descalzo la escalera. Me senté y el agua cubrió mis pies hasta el inicio de las rodillas. No sentí frío en ningún momento. El sol estaba radiante y hacía que mi cuerpo estuviese cálido.

Escuché una lancha pasar, fue sólo una. Después de esa lancha (antes también) entregué mis oídos a los pájaros. El viento movía a penas la copa de los árboles y el río se hacía notar con olas pequeñas.

Cerré los ojos y las lágrimas comenzaron a acariciar mis mejillas. No me las sequé, permití que mojasen mi pera y cayeran al agua.  Y fue ahí cuando decidí cambiar.

Y cambié. El pasado me dejó de estorbar y el futuro me aseguró que será genial. Comencé a focalizar la atención en todo lo bueno que la vida me daba. Empecé a agradecer y perdonar sin cansancio. Dejé de pensar en todo.

Y no busqué la felicidad, simplemente fui feliz.

A.R.

Imagen

Imaginación

Imaginación

Una suave llovizna típica de primavera hacía que su cuerpo, que posaba al otro lado de la ventana, se alivie. Su mirada perdida prestaba atención a la nada misma. Sintió que no había tiempo que corriese, tampoco algo por hacer, ni algo en que pensar.
Con la taza entre sus manos y una calma abundante, tomaba de vez en cuando sorbos de té negro que le aportaba lo poco que faltaba para que ese momento fuera perfecto.

Sobre el sillón descansaba el libro que estaba leyendo por ese entonces.
Repleto de paz, dejó el tazón sobre una mesa que decoraba el lugar, se acostó sobre el sofá, y agarró el ejemplar. Dejó que su imaginación atravesara realidades extraordinarias, llenas de aventuras y personajes inventados por una mente brillante. Salió de esa realidad que por momentos le resultaba agobiante. Su mente se estaba divirtiendo, su ser estaba totalmente desahogado. No necesitaba más.. y en ese momento supo que era feliz…

A.R.

Imagen

Laberinto

Laberinto

Llega un momento en la vida en el que uno no es ni chico ni grande. Las responsabilidades no son extremas ni tan importantes pero aún así nuestros pensamientos forman un laberinto difícil de atravesar, como una ecuación matemática casi imposible de resolver. Y es ahí cuando se nos dificulta tomar decisiones; decidir qué es lo mejor, qué es lo correcto, qué nos hará bien, qué nos hará mal.

Y tal vez, la única manera de resolver la ecuación es probando los distintos caminos posibles que tiene ese laberinto. Ir descubriendo, sobre la marcha, qué era lo mejor para nosotros.
Quizá, dejando de pensar y de una buena vez decidir… o por lo menos intentarlo. Ir viendo qué nos pasa con esa elección. Experimentar. Y si somos afortunados, quizá podamos elegir seguir por ese camino o volver hacia atrás y elegir otro.

Teniendo siempre en cuenta que toda experiencia es aprendizaje y que en la vida, a diferencia de un laberinto, hay varias alternativas para llegar al final, o mejor dicho, a ese nuevo comienzo…

A.R.

Imagen

Decidirse

Decidirse

Se decidió. Se decidió a dejar de buscar y largarse a conquistar lo que la vida tenía para darle. Y decidió ser feliz. Decidió reirse sin parar varias veces al día. Decidió cerrar las ventanas de su casa y bailar como si no hubiese un mañana. Decidió dejar de preocuparse por estupideces. Decidió ocuparse, en vez de preocuparse. Decidió aceptar que nada es perfecto y que nadie tiene todo resuelto. Y también decidió disfrutar de cada instante, de cada segundo, de cada minuto, de cada hora, de cada día. Decidió darle la importancia justa a cada cosa. Decidió salir a correr cuando tuviera ganas. Decidió apagar el teléfono móvil y verse con una amiga en algún café y charlar por horas.

Decidió ser más espontáneo. Decidió no detenerse ni influenciarse por lo que los demás piensan de él. Decidió ser bueno. Decidió perder el miedo a enamorarse y ver qué pasaba si le daba una oportunidad al corazón. Decidió estar preparado para sufrir, para caerse, para levantarse, para aprender y para enseñar también. Decidió darle prioridad a la familia y a los amigos.

Decidió no dejar de escribir nunca…

A.R.

Imagen

Caminó

Caminó

Una gota que provenía del cielo mojó su ventana, el ruido de la lluvia producía una paz inagotable en su interior. Recordó la mirada de aquel amor no correspondido y sin pensarlo demasiado se vistió y salió a caminar.

El agua recorría todo su cuerpo y un aire típico de primavera lo acompañaba en su andar. No sabía a dónde iba pero necesitaba caminar, trasladarse bajo el agua, sentir cada gota en cada parte de su figura.

De pronto, la lluvia comenzó a calmarse y un rayo de sol perforó las nubes. Su cara se iluminó; su mirada resaltaba y el paisaje retomó su color brillante.

Mojado, se sentó en el césped y apoyó la espalda sobre un árbol que se encontraba en el parque donde él estaba. Cerró los ojos, contempló el momento y sintiéndose a gusto, sonrió…

A.R.